Cómo superé mi alergia al huevo

Tratamiento de las alergias alimentarias

María Campos ya puede comer magdalenas. | El Mundo
María Campos ya puede comer magdalenas (ponquesitos). | El Mundo

Patricia Matey | Madrid

Hemos pasado cuatro largos meses de tratamiento, pero han merecido la pena. Mi hija, María Campos Matey, se ha portado como una auténtica campeona. Ha resistido sin rechistar los dos días por semana de hospital, las constantes reacciones de su terapia, la incertidumbre sobre si ésta funcionaría… y el temor de sus padres a que sufriera una reacción grave en casa, sin un médico al lado. Tiene nueve años y es alérgica al huevo. Cuando tenía nueve meses y lo probó por primera vez tuvo una reacción: Su piel se llenó de ronchas y comenzó a toser. Es asmática. Desde entonces no ha probado ningún alimento que contenga huevo o trazas de este alimento. Hasta hoy.

“Me encantan las magdalenas, no sabía que estuvieran tan ricas”, comenta María entusiasmada. Magdalenas, filetes empanados, croquetas, tartas de cumpleaños… Ahora puede disfrutar de muchos alimentos que antes no entraban en su dieta. Todo gracias a un tratamiento: la inducción de tolerancia oral (IOT) o desensibilización que ha seguido en el Servicio de Alergia del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

La alergia al huevo es, junto con la de la leche, la más frecuente. Según diferentes estudios pueden llegar a afectar al 1,7% de la población, en el caso de la leche, y hasta al 7,5%, en el del huevo. Ser alérgico a estos productos implica tener que seguir dietas muy restrictivas pero, sobre todo, tener un elevado riesgo de reacciones (síntomas cutáneos, respiratorios, digestivos o anafilaxia) por su ingesta o por entrar en contacto accidental con el producto.

[foto de la noticia]

A María le ha pasado. “Un día mi abuela estaba friendo filetes empanados con huevo para mis hermanas y sin querer dio la vuelta a mi carne, que se estaba haciendo en otra sartén, con el mismo tenedor que estaba usando para los rebozados… Cuando me comí el primer trozo, ya empecé a ponerme mala”, relata.

Conseguir un tratamiento para eliminar las alergias es importante, manifiesta Teresa Boyano, alergóloga infantil del Hospital La Paz de Madrid, porque los descuidos pueden ocurrir en cualquier momento. “He visto una reacción alérgica en la cara de un niño porque su madre había comido galletas y luego le había dado un beso, o porque no ha caído en que determinado alimento lleva trazas de huevo, por ejemplo, las gulas que llevan albúmina de huevo, lo mismo que las patatas fritas congeladas”.

Hace cuatro meses, María comenzó la IOT en el Hospital Clínico. Allí le esperaba la doctora Mónica Rodríguez Álvarez. “La terapia diseñada para el tratamiento de la alergia alimentaria consiste en administrar dosis crecientes del alimento, bajo supervisión médica, hasta alcanzar la tolerancia a dosis completa (un huevo completo o 200 ml en el caso de la leche), es decir, que el paciente tome el alimento sin presentar reacción. La administración se realiza de forma controlada dando dosis progresivamente crecientes en días sucesivos hasta alcanzar la tolerancia”, afirma la especialista.

Paso a paso

Existen diversos protocolos para la desensibilización en varios hospitales de la capital y en el resto de España. El del Clínico se lleva a cabo de forma ambulatoria. Durante la primera semana de tratamiento acuden de lunes a jueves para recibir dosis crecientes del alimento (hasta cuatro diarias) que se administran cada 20 minutos.

“Dormía en casa de mis abuelos la noche anterior a la consulta porque me llevaban ellos y había que levantarse muy pronto. Mis padres trabajan y sólo pudieron venir conmigo unos pocos días. Cuando llegaba me tomaban la tensión y la saturación de oxígeno [oxígeno transportado por la hemoglobina en el interior de los vasos sanguíneos], también me auscultaban y, si todo estaba bien, me daban un vasito con batido de chocolate y clara de huevo. Esperaba 20 minutos para tomarme el segundo vaso, así varias veces. Luego tenían que pasar dos horas para desayunar. Mientras tanto jugábamos a la nintendo todos juntos: Andrea, Arturo, Ángela, Claudia y Miriam, también pintábamos y leíamos cuentos”. A María lo que más ‘rabia’ le da de ser alérgica al huevo no es el miedo a una posible reacción o tener que leer todas las etiquetas de los productos, sino “no saber a qué sabe el huevo”, comenta.

Una vez superada esta fase, el niño debe acudir de nuevo dos días en semana al hospital para recibir una dosis única de huevo, que va aumentando según la tolerancia. “Hubo días que sí me dio reacción. Alguna vez vomité y también me tuvieron que poner un aerosol con medicación porque soy asmática y no podía respirar, pero no me importó, sólo quería que terminara el tratamiento y poder comer todo lo que quisiera”. Cuando se produce una reacción durante los aumentos de las dosis se administra medicación para controlar los síntomas.

Seis meses más

Los días que no iba al hospital, María tomaba en casa la dosis establecidas por el médico, con el fin de mantener dicha tolerancia. Tras cuatro meses, ya puede consumir alimentos que contengan huevo (bizcocho, mahonesa…) aunque le falta un último empujón para poder comer una tortilla o un huevo frito.

“Estará seis meses ingiriendo en casa 33 mililitros de clara de huevo (lo que corresponde a un huevo crudo completo) mezclada con 33 mililitros de batido de chocolate y comiendo alimentos que contengan huevo, además de su medicación correspondiente. Pasado ese plazo, acudirá al hospital donde se le administrará el primer huevo entero”, insiste Rodríguez Álvarez.

La desensibilización al huevo o a la leche “es un procedimiento en fase experimental que se está aplicando en varios hospitales. Aunque hay mucho ruido mediático, de momento sólo es experimental”, declara la doctora Boyano. Pese a ello, “en la mayoría de los trabajos publicados, la tasa de éxito tras la desensibilización se encuentra en torno al 80%, sin embargo en un estudio publicado en 2008, en el que se incluyeron únicamente pacientes con elevada sensibilización, la tasa de éxito descendió hasta el 36%. Esto lleva a pensar que en las personas con alergia grave, este tratamiento fracasa en un elevado porcentaje de casos”, recuerda Rodríguez Álvarez.

A largo plazo

Pese a estos datos, “hasta el momento actual, nuestra experiencia con el tratamiento de desensibilización es de una tasa de éxito del 100% , para pacientes alérgicos a la leche y del 93% para los alérgicos al huevo”. En este servicio, cuentan con datos de seguimiento a pacientes de 12, 24 y 36 meses que confirman que manteniendo la ingesta diaria del alimento, dos o tres veces por semana, la tolerancia se mantiene.

No obstante, la especialista del Clínico advierte de que “es un tratamiento que debe realizarse en centros que reúnan las condiciones necesarias, medios técnicos suficientes y con personal entrenado en el control y tratamiento de las reacciones alérgicas en el caso de que estas se produzcan. Además, son necesarios más estudios para establecer si la IOT produce curación a largo plazo entendida como tolerancia persistente sin ingesta regular del alimento”, agrega.

A María sólo le quedan unos meses por delante para tener el alta hospitalaria. Cuando llegue el momento, en el mes de agosto, tomará bajo supervisión médica su primer huevo entero, en forma de tortilla, huevo duro o frito. Si ‘supera la prueba’, podrá añadir el alimento a su dieta como cualquier niño no alérgico.

“Para mantener la tolerancia, el paciente debe continuar tomando al menos 200 ml de leche al día (un vaso de leche al día) o un huevo entero al menos tres veces en semana, lo que equivale desde nuestro punto de vista a una normalización de la dieta“, concluye la doctora Rodríguez Álvarez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s