Para que todo no sea jurones y veras tristes

Rocanbol

BORdJlPCcAASW6i.jpg_large

Lo que hubiera habido

En el patio de pascuas habrían las azucenas sus estados cuitos

Y en el abejorro de tonos

en crepúsculo y centenos

abrojos para impedir que se fuese el turno de tu infancia

En el goteo del ducto desde donde la ardiente

sedienta llama del agua

cubre la magnífica duda de la terca terredad

y el salobre perdón de la hierba erguida

que desdena su aspecto

ante las flores amarillas

que pondría

una minga de sal

Sería de tarde bien cruda en su bondad

donde esa arboladura de  rastro

iniciara la conversación de verte en el ducado conversando con la Duquesa y en ella

En el viento volanda el tul encajado de diminutas flores desde donde el sombrero

de canutillos verdes y malaquitas ambarinas

hacían mirar por encima del hombro de la dama para ver

como tuerce el camino hacia la fronda y la fronda

En todas las palabras…

Ver la entrada original 255 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s