Muere Naty Revuelta, examante de Fidel Castro y madre de su hija Alina

Burguesa convertida en radical durante la dictadura de Fulgencio Batista, fue fiel al castrismo hasta el final de sus días

ABC
Naty Revuelta en 1955, un año antes del nacimiento de su hija Alina Fernández.
abc

Natalia Revuelta Clews, conocida como Naty, era una bella burguesa con inquietudes sociales a la que la dictadura de Fulgencio Batista volvió radical. Militante delPartido Ortodoxo cubano y uno de los miembros fundadores del Movimiento 26 de Julio, fue notoria por su relación extramatrimonial con Fidel Castro, de la que nació Alina Fernández, la hija «rebelde» del dictador cubano.

Naty Revuelta murió el pasado sábado en La Habana, a los 89 años, víctima de un enfisema pulmonar, confirmaron a la página web CaféFuerte fuentes próximas a su familia. La examante del anciano líder de la revolución cubana, que había ingresado en un hospital a mediados de semana, pidió que la incinerasen y lanzaran sus cenizas al mar. El año pasado sufrió un problema cardiovascular, del que al parecer se recuperó y pudo reanudar la rutina diaria en su casa del Nuevo Vedado. Su enfermedad facilitó el pasado agosto el regreso a la isla de Alina, de 58 años, que había huido de Cuba en 1993 disfrazada de turista y con un pasaporte español falso. La única mujer de los nueve hijos conocidos de Castro estaba con su madre en el momento de su muerte, señalaron las mismas fuentes.

El golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, fue decisivo para que Revuelta, una joven burguesa casada con un reconocido cardiólogo, se convirtiera en activista política. La casa del matrimonio formado por Naty Revuelta y Orlando Fernández se convirtió en centro de conspiración, donde se fraguó el asalto al cuartel de Moncada del 26 de julio de 1953 y el movimiento clandestino que tomó su nombre de esa fecha.

En La Habana se comenta que Naty vendió sus joyas para financiar el asalto a la segunda fortaleza militar del país. Alina Fernández escribió en ABC que su madre contribuyó a la causa con «gestiones, dinero y contactos. Había pasado de ser un burguesa con inquietudes sociales al estatus de radical». Naty quedó encargada de distribuir los manifiestos del Movimiento 26 de Julio en La Habana mientras los jóvenes del Partido Ortodoxo, al mando de Fidel Castro, asaltaban el Moncada en Santiago de Cuba. Tras el frustrado ataque, Castro ingresó en la cárcel de la isla de Pinos.

El 21 de febrero de 1997, ABC publicó en primicia mundial seis de las cartas que el futuro dictador envió a Naty Revuelta, escritas desde su celda durante los años 1953 y 1954, que retrataban a un Fidel inédito. En ellas le hablaba de libros y revoluciones, de amor y nostalgia.

Las cartas iban acompañadas de un artículo de Alina Fernández Revuelta, en el que relataba el comienzo del romance: «Pensando en la madre del convicto, le hizo llegar una nota anónima de solidaridad. La madre se la mostraría al hijo en una de las visitas a la cárcel. Fidel reconoció la letra de Naty y le respondió. Fue así como empezó una correspondencia que poco a poco se fue convirtiendo en amistad amorosa. Fidel salió de la cárcel gracias a una amnistía y con la condición de abandonar la isla. Una corta estancia en La Habana le acercó nuevamente a Naty Revuelta. De esa unión nací yo en 1956, y el esposo de Naty me reconoció como suya».

«Tardé años en sacarlo del corazón»

Pero Naty y Orlando se divorciaron. El médico se marchó a Estados Unidos en 1961 con su hija Natalie y Alina se quedó con su madre en Cuba. Naty Revuelta Clews nació en La Habana el 6 de diciembre de 1925, hija de un emigrante español y una cubana. Tras estudiar en centros laicos y católicos en Cuba y Estados Unidos, se licenció en Lengua y Literatura Francesa en 1978, según Efe. Trabajó en la compañía Esso Standard Oil y, tras el triunfo de la revolución en 1959, en diversos organismos oficiales. Desde el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (Inra) al Ministerio de Comercio Exterior, donde se jubiló en 1980.

A diferencia de Alina Fernández –que describió a su padre como un hombre «cruel»–, Naty Revuelta se mantuvo fiel a Fidel Castro y al régimen cubano hasta el final de sus días. A principios de siglo aseguró en una entrevista que a quien fue su amante, de 88 años, «tardé muchos años en sacarlo del corazón para tenerlo solo en la cabeza».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s